miércoles, 30 de septiembre de 2015

Mi mujer me pone los cuernos

Se me acerco un chico joven hablarme en español, ni siquiera me dijo su nombre, o me lo ha dicho pero creo que no lo recuerdo, creo que no soy yo misma en estos tiempos, estoy pensando en otras cosas, incluso estoy fantaseando mientras él continúa hablando, poco a poco se acercó más a mí y comenzó a sobarme la espalda baja de mi cuerpo, a mí me gusta no lo detuve, para nada, quiero seguir sintiendo ya que no he tenido buen sexo por mucho tiempo, y me encanta solo eso ya me encanta y me apasiona, por tanto le digo que continúe que no se detenga, comienza a acariciarme los brazos y después las piernas sobre mi corto vestido muy suavemente, sabiendo que tengo ese vestido que me aprieta el cuerpo y que me hace ver más tonificada, le digo que salgamos de aquí, y nos vamos rápidamente. Después de una caminata agitada simplemente tiramos la puerta de su apartamento y me abalanzo encima de él, comienzo a comérmelo, lo hago muy rápido muy apasionada, él me acaricia rápidamente y tocándome me aprieta todo lo que puede y nos ayudamos a desvestirnos muy rápidamente, queremos comenzar a tener sexo amateur salvaje y apasionado, no queremos perder tiempo, yo no quiero perder tiempo, lo necesito.

 Creo que pasaron segundos de hecho, ni siquiera lo recuerdo porque lo necesitaba, fue tan rápido que realmente él lo estaba disfrutando tanto, terminamos desnudos y no sé cómo en la regadera de su año, le digo que me monté, que lo haga muy fuerte porque lo necesito y por fin tengo una penetración exitosa, tenía meses de no sentir eso, lo siento, lo sigo sintiendo, aprieto mis piernas sobre sus caderas para sentir más sus movimientos y empiezo a gemir de placer que necesitaba sentir desde hacía mucho tiempo, no puedo ni siquiera describirlo porque me está encantando no quiero que se termine, definitivamente, estoy saltando encima y lo estoy disfrutando en cada momento qué pensaría mi marido, ni idea porque debe atender sus propias fantasías sexuales con su pornografía constante y desenfrenada, pero yo estoy aquí disfrutando de este hombre de ¿cómo se llamaba?, ni siquiera lo recuerdo pero no importa porque ya me está satisfaciendo como nadie lo puede hacer, me cambié de posición otra vez nuevamente quiero más, definitivamente, seguiremos así por mucho tiempo y por muchos días, por muchos meses, no lo sé, pero quiero seguir y me está encantando demasiado no puedo dejar de hacer esto que estoy haciendo, este sexo salvaje es el buenas fotos porno sexo casual que te penetra y llega el placer hasta la cabeza, sí por eso es que cierro los ojos y estoy gimiendo tantísimo que cualquier sabría que estamos teniendo un sexo salvaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.